¿De qué hablamos cuando decimos "Industria 4.0" en el sector de la automoción?

Ha sido la reacción más habitual entre las personas a las que se ha consultado por la idoneidad de lanzar un blog sobre Industria 4.0 en el sector del automóvil. Preguntarnos a qué nos estábamos refiriendo exactamente. Y se ha consultado, amigos, a bastantes profesionales de empresas que fabrican y venden vehículos, componentes y otros suministros para la industria del automóvil.

De manera que, y esa es la primera buena noticia puesto que respalda la necesidad de SmartAutoFactory.com y la Jornada sobre Industria 4.0 que celebraremos en Matelec Industry el 26 de octubre, es necesario clarificar el concepto de Industria 4.0. Parece que su mera mención hace que a cada cual le vengan a la cabeza ideas diferentes sobre en qué se concreta exactamente.

Para comenzar a clarificar el concepto de Industria 4.0. nada mejor que acudir al documento con el que el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, ha establecido el punto de partida de su desarrollo institucional en nuestro país. Con el propósito declarado de que España se aproxime a los objetivos europeos de contribución de la industria al Producto Interior Bruto (PIB), establecido en un 20% para el año 2020, el Ministerio de Industria, en colaboración con otras entidades, ha liderado un estudio denominado "Industria Conectada 4.0".

En el documento ministerial se da esta definición de Industria 4.0: 

"El concepto de Industria 4.0 es relativamente reciente y se refiere a la cuarta revolución industrial que consiste en la introducción de las tecnologías digitales en la industria. Estas permiten que dispositivos y sistemas colaboren entre ellos y con otros, permitiendo modificar los productos, los procesos y los modelos de negocio".

"La digitalización constituye una oportunidad clave para la mejora de la competitividad de la industria española en un mercado cada vez más global. De hecho, otras economías de nuestro entorno también han emprendido iniciativas para aprovecharla y, si no actuamos con celeridad, España corre el riesgo de quedar rezagada en esta nueva revolución industrial".

"En consecuencia, es necesario abordar una profunda transformación de nuestra industria, y el motor digital debe ser clave en este sentido. Es lo que se denomina transformación digital".

En estos momentos, la industria española representa el 13% del valor añadido del país y emplea al 11% de la población ocupada, siendo la principal contribuidora a la balanza comercial positiva.

¿Quieres saber más al respecto? Bájate aquí el documento "Industria Conectada 4.0" elaborado por el Ministerio de Industria en colaboración con Indra, Telefónica y Santander.