Las nuevas fórmulas de movilidad desde la perspectiva del cliente

Conocer el perfil del cliente actual conectado, sensorizado y que demanda automóviles sostenibles ayudará a la industria de la automoción a dar los pasos adecuados en una época disruptiva.

La Jornada “Automoción 4.0. Factorías inteligentes, digitales y conectadas’ que el pasado 13 de noviembre tuvo lugar en Madrid durante MATELEC INDUSTRY, analizó la evolución del sector de la automoción con un programa que puso también el foco en el cliente.

Raúl González, World Shopper Expert, explicó durante la ponencia ‘World Shopper 2025 Automotive 360º Visión’, cómo esta matriz de conocimiento en torno a la industria de automoción mantiene un claro enfoque centrado en la sociedad y en las necesidades del cliente.

Desde este punto de vista, las tendencias, nuevas ideas y oportunidades que crean la industria de  automoción y la movilidad deben interesarse a partir de las inquietudes que surgen en los consumidores. "Los clientes reclaman cambios y los adaptan a sus necesidades de una forma natural e inmediata", señalaba González.

Clientes conectados y sensorizados

Desde la óptica de World Shopper, se ha identificado que los retos a los que se enfrenta el sector de la automoción están marcados por cuatro tendencias disruptivas, que pasan por la electrificación, los nuevos usos del automóvil, la Inteligencia Artificial y el Internet de las Cosas, además de la realidad virtual.

Todo ello, explicaba González, ha marcado una alta exigencia a la industria, que tiene que incorporar de forma rápida las soluciones que aparecen y que afectan directamente a los nuevos usos del automóvil. Un cambio que se encuadra en un ecosistema en el que el ciclo de desarrollo del vehículo se ha reducido notablemente.

Durante su intervención, Raúl González apuntaba que para dar una respuesta adecuada a las nuevas necesidades que surgen entre los clientes habrá que tener en cuenta, consecuentemente, que el cliente 4.0 es un usuario conectado, sensorizado y que demanda coches sostenibles.

Para no desperdiciar esfuerzos, todos estos cambios y retos en el ámbito de la movilidad requieren, lógicamente, mayor flexibilidad en la industria y una atención especial a las transformaciones que se están dando en el perfil del cliente.